martes, 7 de abril de 2009

El "imbecil" que predijo el desastre en Italia

Así tildaron a un científico que, basándose en estudios realizados por un aparato que él mismo inventó, logró mediciones que le permitieron anticiparse al terremoto que sacudió una región de Italia, causando cientos de muertos.
Pero, en lugar de ser escuchado, fue tildado de "imbécil" por las autoridades de su país y hasta fue procesado judicialmente por "generar alarma" en la población.
El sismólogo Gianpaolo Giuliani fue quien hace unos días anunció que "en los Abruzzos está por producirse un gran terremoto", pero sus advertencias fueron absolutamente desestimadas por el Estado italiano.
En el centro de la tormenta está ahora Guido Bertolaso, el jefe de la Protección Civil con cargo de subsecretario de Estado y estrecho colaborador de Berlusconi.


Yo te avisé... y nadie lo escuchó. Las consecuencias están a la vista.

El sismólogo vive su momento de gloria en medio del desastre por haber previsto que en la región estaba por producirse un terremoto catastrófico. Giuliani ha inventado un aparato, un "precursor sísmico" que detecta y mide el Radon, un gas radiactivo muy pesado que se esparce por la corteza terrestre cuando son vistosas las presiones de energía de las entrañas de la Tierra.
Italia es un país de sismos y en la zona de los Abruzzos los temblores y terremotos se producen por el choque entre las placas africana y euroasiática. El comportamiento del Radon y el "precursor sísmico" permiten a Giuliani "anticipar la verificación de un terremoto hasta entre 6 y 24 horas antes".
Giuliani, que trabaja en los centros de física y astrofísica estatales del Gran Sasso -el monte vecino a L'Aquila donde está una de las más grandes cavernas del mundo dedicadas a investigaciones físicas astronómicas y químicas-, sostiene que hace nueve años que los "precursores" funcionan y que cinco aparatos han sido distribuidos en los Abruzzos para controlar los sismos.
El inventor alertó en marzo a varias personas y por las calles de L'Aquila hubo voluntarios que pidieron a los vecinos que abandonaran las casas. El jefe de la Protección Civil, Bertolaso, acusó a Giuliani de ser "uno de los imbéciles" que difundían noticias falsas. Es más, Giuliani fue denunciado a la Justicia por "causar alarma".
Hace unos días Giuliani avisó al alcalde de Sulmona, en el Abruzzo, que estaba por verificarse el terremoto devastador. Casi terminó preso. Equivocó la ciudad pero sus predicciones se confirmaron y ahora muchos creen que debía haber sido escuchado mejor. Difícil calificarlo de charlatán con la tragedia a la vista de todos.